Que regalar el 14 de febrero

A lo largo de todas las civilizaciones las gargantillas, puseras, exclavas, sortijas, etc. se han creado tanto para los hombres como para las féminas, en multitud de culturas. Se han usado principalmente para decorar y realzar el atractivo de hombres y mujeres.

Las primeras cadenas, joyas en forma de imperdibles que se enganchan en la ropa, exclavas, etc. provienen de En el tercer continente con más extensión territorial del mundo, exactamente en el período de la vida de la humanidad anterior a todo documento escrito.

Hace muchísimos años se crearon los regalos 14 de febrero, aros, alianzas, esclavas, etc. de un mineral que lleva en su composición brochantita, antharita, atacamita, cuprita y crisola.

Durante el imperio antiguo, medio y nuevo las pulseras, cadenas, alianzas, etc. eran símbolo de fortuna y además propiedad de los faraones en los templos.

En la civilización griega de la antigüedad no solían llevar pendientes, pulseras, collares, anillos, etc. y si se usaban era para algun evento. Se solían dar como regalo además de que las damas llevaban piezas de joyería para estar más elegantes y revelar su fortuna.

Cuando los habitantes de roma llegan a europa, se fabricaron piezas de joyería diferentes. La joya que más se fabricó fue el broche, de este modo realzaban sus vestimentas. Se crearon muchas joyas con perlas, carey, zafiros, jáde, bronce, oro, etc., pues disponían de mucha variedad en todo el continente. Fabricaban broches, gargantillas, aretes y pulseras. Y asimismo fabricaron adornos que se llevaban colgando de una cadena y por dentro se rellenaban con fragancias. Las señoras usaban brazaletes, cadenas, alianzas, aros, adornos prendidos en la ropa, etc., y los caballeros se ponían sortijas.

La época renacentista y el proceso de exploración y descubrimiento de nuevas tierras y nuevos recursos generaron un avance en el campo de la joyería en los países europeos.

Cuando napoleón fue coronado emperador de los franceses. Los profesionales de la joyería con regalos para enamorados comenzaron a diseñar colgantes pulseras, anillos, pendientes, guirnaldas y joyas con sistema de cierre para llevar a juego.

Las modificaciones producidas en las instituciones fundamentales de la sociedad y por supuesto el período histórico en que se experimentó un conjunto de cambios radicales en los métodos de producción de bienes permitieron que emergiera el individuo con unos ingresos que le permitían ahorrar o invertir que podía comprar colgantes, prendedores, aretes, brazaletes, sortijas, etc..

En la actualidad los nuevos sistemas e incluso el uso del acero, latón, cobre, zinc, etc. han permitido que se puedan hacer joyas novedosas, y sin duda al alcance de todos los bolsillos.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn