El sistema pedagógico ha contado el número de facultades de arquitectura suficientes

Hace unos meses televisaron en uno de los programas de tv más importantes de España un documental en el que nos destapaban las habilidades de unos aparejadores que por la falta de trabajo en el país, han optado por marchar a Colombia, brasil y america latina, sin duda, como están muy bien formados, han encontrado trabajo facilmente, aunque en condiciones de trabajo angustiosas, porque trabajan sin contrato y el sueldo es más bajo que el de los arquitectos badajoz en estas localidades. La situación se ha puesto de tal forma que viven en barradas inseguras ya que con el salario que tienen no pueden arrendar un piso en un barrio adinerado y además al no disponer de un acuerdo legal cuando concluye el tiempo de permanencia en ese lugar deben partir y regresar de nuevo con objeto de que le estampen el visado de viajero y de esta manera sigan permaneciendo como turistas.

Este suceso sugiere algunas preguntas, una de ellas, y sin duda la fundamental, será si hay realmente muchos peritos. Este asunto nos hace pensar que el sistema pedagógico de nuestro país en ningún caso ha contado el número de facultades de arquitectura que existen y de las que se licencian anualmente muchos más aparejadores de los que se precisan. Este dilema igualmente está inmerso en ciertas ocupaciones, en donde cuentan con mucha cantidad de titulados pero insuficientes expertos.

Se construye cada vez menos y las reparaciones de importancia exigen la colaboración de un entendido de la arquitectura, este hecho y el gran número de universitarios intentando abrirse camino en esta profesión han producido este hundimiento porque sus pagas para nada se corresponden con su preparación.

Y además las compañías no públicas se apoderan de el mercado de las recientes edificaciones estatales, quedando poco terreno para los despachos de arquitectos que de ningún modo podrían conseguir esa propuesta.

La salida de estos pequeños estudios de especialistas va a ser la participación individual en residencias, recintos e incluso locales comerciales, tratando de afrontar la edificación en su totalidad subcontratando distintos especialistas de cara a la finalización del proyecto y sin despreciar las reconstrucciones y soportes de añadido a la obra moderna y así subir la facturación de la oficina. Se responsabilizan de igual forma de el trámite de toda la documentación que se requiere de cara a acometer las edificaciones además de reformas que llevan aparejadas en el proyecto.

Ahora se está produciendo un pequeño incremento de obra nueva, y los profesionales del sector están más esperanzados en el futuro. Asimismo el entorno está afectando a la totalidad de las reglamentaciones de urbanismo, variando formatos de edificación por otros mucho menos desfavorables y por supuesto que generan más ahorro energético. También las mejoras de viviendas han de cumplir con las formalidades administrativas en materia de seguridad.

Ahora las ciudades piensan en la tonalidad en su urbanización y por supuesto en mejorar el ambiente, excluyendo los coloridos de las viviendas de antes.

Los arquitectos de hoy en día tienen una mentalidad más abierta y levantarán poblaciones respetando el medio ambiente y también con objeto de vivir con la máxima calidad de vida.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin