Tour nocturno en grandes cuidades

Barcelona resulta ser una ciudad que se distingue por poseer estupendos mesones y bares donde tomar una buena ración sentado en una mesa del casco viejo ó consumir las hamburguesas en otro local tradicional del centro de la ciudad. He invitado a un amigo a cenar conmigo al objeto de no sentirme solo la primera velada y no desorientarme por sus barrios, si bien tenemos que admitir que resulta muy difícil perder el rumbo en esa urbe, por que sus calles están tan organizadas. Nuestro querido amigo está en esta ciudad bastante tiempo y la conoce a las mil maravillas, suele conocer los sitios en los cuales alguien se podría perder un día entre semana.

En barcelona y en esta época existen demasiados turistas que hacen que uno se sienta acompañado y la villa tenga un tono atractivo por la noche debido a la cuantía de sujetos de distintas etnias y edades que existen, que llevan ropa de moda de sus diversos países, iluminan la ciudad.

Mi acompañante me recomendó ir una película de cine que está actualmente a la villa con mucha presencia de público, sin embargo, había tenido un día fuerte de reuniones que no me apetecía sentarme en una butaca de una sala a mirar un espectáculo, ya que había la amenaza de adormilarme a lo largo de la actuación, otra sugerencia que se le pasó por la cabeza fue asistir a un espectaculo de una banda de música reconocidos, sin embargo no existian entradas a la venta, se habían agotado y tampoco nos apetecía pagar más en un ticket que tendríamos que adquirir en las cercanías del recinto de un barrio de Esta ciudad donde pretendían actuar los artistas.

La mejor solución ha sido ir a cenar, donde pedimos unas raciones que si bien contenían poco capacidad se mostraban maravillosas de sabor, elaboraban combinaciones de sabores que conseguían que todo bocado proporcionase un único placer para el paladar, que a decir verdad es fácil de agradecer. Maridamos estas raciones con una jarra de vino de la tierra, no recuerdo de la marca sin embargo era un caldo muy ligero y afrutado, obviamente la botella la acabamos y finalizamos aquella 1ª parte de la salida de la noche con unos chupitos de sabores artesanos que nos entonaron algo.

Al abandonar el chiringuito de raciones nos fuimos a un bar con especialidad en ginebras de importación, donde probamos unos gintonic con tónicas bien aderezados que nos dejaron el cuerpo acondicionado para comenzar la hora última de la velada, que comenzamos en una sala inmensa que se hallaba llena de chicas escorts barcelona y algunos de España, el sonido de la sala no permitía dialogar mucho, sin embargo puesto que el grado de alcohol se hallaba ya abultado ni siquiera teníamos muchas ánimos de conversar, sólo comentábamos particularidades de las chicas que se veían por la sala, existian algunas muy estilizadas y hermosas, pelirrojas y rubias, intentamos conversar con unas cuantas de las señoritas, pero ni siquiera fuimos afortunados ó estamos ya bastante veteranos para dichas chicas más jóvenes. Otra dificultad esencial se trataba de que el dominio del idioma inglés dejaba mucho que desear y creo que tampoco conseguían entender lo que les intentamos aseverar, que consistía en que nos fuéramos a nuestro hotel de Barcelona con una de ellas. En último término llegamos a un club privado ubicado en la zona alta de Barcelona en el que descubrimos el entorno deseable que he observado en mi vida en un lugar de este tipo.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin