[:es]Las cosas buenas del sistema de micro aspersión[:]

[:es]Ha comenzado el otoño y sigue haciendo calor, aunque como en estos días diluvia, las personas que poseen jardín en el hogar para nada van a tener que irrigar. Las urbanizaciones que están lejos de la ciudad suelen ser las que albergan jardines en sus solares y para sus dueños vamos a dedicar estos párrafos.

Para tener un jardín bonito nos conviene considerar los conceptos que siguen: el orden de los elementos, el estilo, la repetición y la proporción. Ahora hablaremos de cada uno de estos puntos:

La medida en un jardín sería la que regula el volumen de los objetos en un paisaje, sobre todo entre las flores y el entorno. La estructura tiene como fin otorgar simetría a las formas. La personalidad se alcanza conservando la misma pauta en su creación. La repetición se basa en percatarse de los elementos que más usamos y de esta forma se adapten a el espacio de forma que no se produzcan contrastes que sorprendan a la vista.

Los componentes esenciales de un jardín suelen ser: La progresión de los componentes que nos concreta la conexión con el habitat en el que estamos. El tamaño de la estructura de igual forma que las plantas que lo forman tienen que amoldarse al lugar que tengamos disponible al igual que a las proporciones de la residencia.

El color que elegimos para el huerto de flores regado gracias a las perforaciones y sondeos es un factor relevante y es que debe existir conformidad entre las plantas, los muebles y los elementos arquitectónicos. Es importante saber que una escala de color aporta concordancia y por supuesto tonos diferentes producen disparidad. Podremos inclinarnos por un jardín con colores suaves que dan sensación de relajación o incluso de tonos frescos para llegar a crear un entorno diferente.

La tendencia en las líneas diremos que son otro de los aspectos fundamentales que hay que tener en cuenta ya que las

curvadas y ligeras nos recuerdan a esos huertos de flores sajones, muy delicados, y las trazados perpendiculares y con angulos dan una imagen de más formalidad.

El estilo y textura de las plantas y los muebles va a ser otro punto importante a tener en cuenta. El entramado atrae al sentido de la vista y del tacto al mirar la plenitud de la obra.

Para irrigar nuestras flores, la mejor elección diremos que es la micro rociadura que origina una lluvia bastante suave para no hacer daño a las plantas y flores que son más débiles. Se coloca de una forma muy simple porque los conductos están en el exterior y además muchas partes de dicho procedimiento de riego serán las mismas que se utilizan la técnica de goteo. Tenemos que disponer los aspersores cada 2 ó 3 metros intentando que cada uno riegue a su vecino.

Las cosas buenas del sistema de micro aspersión serán: La buena cobertura del riego sobre un área con amplitud asi como un jardín con piedras en el que el goteo para nada va a ser eficaz.

Se usan bastantes menos caños que en la técnica de goteo, dando lugar a una buena conservación de la instalación además de muchos menos desembolsos, se aminora la posibilidad de roturas además de que el agua estará bastante mejor repartida dado que precisamos bastantes menos rociadores.

Todos los rociadores estarán en altura y en ningún caso pueden enterrarse que es lo que sucede en aspersión por goteo además de que van a resultar mucho más estéticos.[:]

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn