[:es]prestamos[:]

[:es]Durante estos años de gran dificultad económica además de elevados registros de paro, el modelo de franquicia ha sido una solución de cara a muchas familias, y es que en el régimen de franquicias nacional aquellas que funcionan con una pequeña inversión  han logrado hacerse con una parte del mercado y todo indica que han venido a quedarse en el mercado. El motivo de este éxito radica en que los pilares que se sustentan con esta financiación siguen el prototipo de losmás buscados por nuestros empresarios. Los conceptos de prestamos personales sobre los que se fundamentan estos negocios se vinculan alámbito de las prestaciones como pueden ser gestorias, consltoras o inmobiliarias que en la mayoría de las ocasiones no precisan un local a la hora de desarrollar esta labor. De igual forma vemos en este repertorio negocios como fruterías ó peluquerías que requieren un establecimiento a la hora de ponerse en marcha.

En cualquier caso se considera bastante recomendable que una franquicia tenga un lugar que le sirva de escaparate para darse a conocer y ganar notoriedad entre los potenciales clientes. No obstante, en este país gran número de franquiciados únicamente usan un móvil, un portátil y su domicilio particular. En estas situaciones estaríamos hablando de franquicias low cost que en ningún caso van a ser  las mismas que las de baja financiación.

En estas franquicias de la misma forma que pasa con las que requieren una adquisición mucho mayor, el inversor debe saber que toda empresa requiere un tiempo de maduración y el inversor necesita tener medios propios a la hora de aguantar el negocio, pagar a los trabajadores en el caso que los hubiera y abonar los recibos de alquiler del local desde el que ejerce el trabajo.

Dejando a un lado la contraprestación que se necesita a la hora de unirse a un conjunto de compañías, no encontramos profesionales de este sector que manifiesten lo opuesto a esta enunciación: Las franquicias de baja financiación no son iguales a las de bajo coste. Va a ser bastante importante hacer esta diferencia evitando despistar a los inversores.

Los cuatro puntos básicos de un contrato de franquicias en realidad son:

El franquiciador.- Va a ser una persona o empresa dueña de una compañía que, tras probar el potencial de su empresa con uno o incluso varios negocios de su propiedad durante un espacio de tiempo en ningún caso menor de un año, se propone traspasarlo a otros individuos que se llamarían franquiciados por cantidades monetarias que se concretan en un contrato entre los representantes.

Know how.- Son las habilidades que el poseedor de capital privado de una enseña ha adquirido alir montando la sociedad. Método propio se traslada al franquiciado a través de textos descriptivos que van a ser únicos y han de aportar un plus, esos manuales nunca deben difundirse a sujetos que no pertenecen a la sociedad.

El derecho de entrada.- Sería el dinero que el franquiciado ofrece al franquiciador en el momento de iniciar su negocio con el distintivo y que le ofrece el derecho de su utilización, asi como una exclusividad a la hora de funcionar en un sitio determinado, asimismo con esa cantidad se le concede un periodo de formación y además un consultor que le ayude a resolver todos los inconvenientes que puedan surgir al comenzar.

El franquiciado.- Es el inversor que puede ser persona física ó una entidad que obtiene un permiso para la utilización de una marca determinada. El traspaso de marca se llleva a cabo con dinero que aporta el franquiciado e incluso recibirá ayduda al comienzo e incluso  mientras el contrato esté en vigor.[:]

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn